+ 54 11 3918 6208 info@az-group.com.ar

Por Pedro Botta

 

¿Porqué sube tanto la madera y no los rollos forestales?

Los precios de la madera de la Mesopotamia se encuentran en niveles récord de los últimos años. Los precios relevados por AZ Group a principios del 2021, para la tabla de eucalipto, muestran un asombroso aumento interanual de hasta +125%. Para la madera en rollo, la variación interanual alcanza un promedio de +48%. Si bien esa variación hay que evaluarla en un ciclo más amplio de años, muchos propietarios de campos forestados con eucalipto se están preguntando:

¿Por qué los precios de los rollos en los mercados locales no reflejan el pico de precios que vive la madera aserrada? La respuesta a esta pregunta no es tan sencilla como parece.

Si bien los precios de los rollos están vinculados hasta cierto punto a los precios de la madera, la vinculación es poco precisa. Hay una serie de factores mutuos que afectan los precios de la madera y los rollos, pero cada mercado también tiene impulsores independientes que no se superponen, por lo que vemos una marcada desconexión entre los dos mercados. Como vemos en el gráfico, a partir del año 2016 los precios de la madera en rollo han sufrido una caída continua hasta alcanzar un piso en el año 2020.

 

¿Qué fuerzas del mercado impulsan los precios de las tablas?

Los dos factores principales que impulsan los precios de la madera son la demanda de la construcción y el stock de madera en playas.

1-Construcción: históricamente es el principal impulsor de los precios de la madera, ya que tracciona un conjunto de actividades que representa una gran diversidad de productos: madera para encofrado, madera encolada, contrachapada, tableros, tirantería y machimbre, entre otros. Además, la actividad se correlaciona con la fabricación de muebles y otras remanufacturas de alto contenido de madera, como el importante sector de los pallets y cajones, de menor volumen y con mayor relación a la industria de alimentos y bebidas.

2-Stock en playas: La capacidad del mercado para producir madera es el otro factor clave que impulsa el precio. Los aserraderos deben fabricar, secar y almacenar una variedad de productos para satisfacer las diversas demandas. Pero a su vez, las madereras, corralones y fábricas de los centros urbanos también deben tener su propio stock amplio y versátil para hacer frente a esta situación.

 

¿Qué fuerzas del mercado impulsan los precios de la madera en rollo?

Los dos factores principales que impulsan los precios de los rollos tanto en la puerta de la fábrica como en el bosque son los principios generales de oferta y demanda.

1-Oferta de madera en rollo: significa la elaboración de productos y oferta desde los montes o plantaciones. También se relaciona a la cantidad de superficie “lista” para cosechar que inicia su causalidad en las fechas de plantación de las forestaciones y
reforestaciones.

2-Demanda de los aserraderos: los aserraderos de productos de madera requieren una cantidad significativa de materia prima para fabricar sus productos. El costo de estos materiales representa la gran mayoría de los costos operativos de una fábrica, hasta un 75% en algunos casos. Los mismos tienen materia prima en tránsito y materia prima en sus playas para hacer frente la producción y posibles caídas en el abastecimiento.

 

Ahora bien, durante el año pasado el sector maderero sufrió una situación muy particular. Como escribí después de la primera explosión de demanda, los precios de la madera se dispararon rápidamente en función de tres factores principales:

1- Demanda imprevista de la construcción privada y remodelación, originada por la situación del confinamiento y la escapada de las grandes ciudades;
2- Ajustes de capacidad y cadena de suministro debido a restricciones de circulación y falta de contratistas;
3- Especulación del mercado.

 

Mirando hacia el 2021 ¿Se vislumbran precios más altos de la madera?

La pandemia de Covid19 continúa generando ondas de choque en toda la economía mundial y la situación sigue siendo inestable. A nivel local, para la actividad de la construcción, el 2021 inició con un enero positivo: el indicador publicado por el INDEC, muestra un nivel de 176,6 que resulta una variación de + 23,3% con respecto al mismo mes del año anterior. Disminuye con respecto a diciembre, cómo es esperable durante las vacaciones, pero nos indica que la actividad de la construcción se mantendrá en valores cercanos a la cima durante el primer trimestre.

Si el 2020 fue el año del sector privado, el 2021 parece ser el del sector público: diversos organismos de gobierno han anunciado ampliación de planes de financiación como el PROCREAR y mayores fondos hacia programas relacionadas a la obra pública.

Es por ello que podemos suponer que, para el resto del año, la actividad de la construcción promete permanecer activa si no ocurrieran imprevistos.
A corto plazo y debido a la recuperación del precio para los aserraderos, el sector seguirá atrayendo nuevas inversiones a la industria forestal, lo que impulsará hacia mediano plazo un aumento en la demanda de sus recursos primarios. Si bien este nuevo capital podría no ser suficiente para impulsar el tipo de aumento de precios que muchos esperaban, será suficiente para impulsar una ligera presión al alza de los precios mientras se fortalece un mercado sostenible y saludable.

Share This
× WhatsApp